Tips para invertir

¿Cómo afecta la inflación a la compra de propiedades inmobiliarias?

Aunque hace tres años Chile se ubicaba como uno de los países con menos inflación de la región, en agosto pasado el Instituto Nacional de Estadísticas presentó un informe que ubica al país entre aquellos con las mayores alzas de precios en Latinoamérica.

Es así que la inflación hoy no es un tema menor y que hay que tener en cuenta a la hora de comprar o arrendar una propiedad.

¿Qué es la inflación?

Este proceso implica el incremento general y constante de precios tanto de bienes como de servicios.

Los valores en sí están sujetos a cambios de todo tipo y es por esto que fluctúan. Distintos factores que pueden generar este aumento de precios incluyen la devaluación de una moneda, un exceso de demanda que sobrepasa la capacidad de producción o pronósticos económicos desfavorables.

Aunque no es un período fácil para la economía, tampoco se trata de un apocalipsis financiero. Es cuestión de entender cómo se ve afectado cada sector de la sociedad y cómo hay que actuar al respecto.

¿Cómo afecta este proceso al negocio inmobiliario?

Como el de cualquier otro bien, el precio de las propiedades se ve afectado por la inflación. Los valores de compra aumentan, pero también lo hacen los valores de la construcción, el dividendo, las contribuciones y los gastos comunes. Es así que la inflación afecta tanto a casas como a departamentos y a arrendatarios, propietarios e inversionistas.

A su vez, es común que los arrendatarios no busquen cambiarse, ya que los contratos bajo los que están sujetos ofrecen precios más económicos que lo que ofrece el mercado. Además, si los sueldos todavía no se pusieron al día con la inflación es muy probable que los trabajadores no quieran mudarse o invertir.

Los propietarios, por su lado, pueden poner cláusulas en los contratos para poder ajustar el valor del alquiler al índice de precio del consumidor cada cierta cantidad de meses. Esto suele ser necesario en el caso de que el índice de inflación aumente constantemente.

Luego de un período de inflación ascendente sostenida, los gobiernos pueden tomar medidas para contrarrestarlas. Esto puede, de manera indirecta, afectar a la tasa de interés de los créditos hipotecarios y hará más difícil el acceso al crédito. Aquellos que necesitan de estos recursos para acceder a la compra de una propiedad pueden verse afectados por esto.

Tips para invertir en época de inflación

Los expertos en economía recomiendan a los inversionistas dirigir su dinero hacia bienes reales cuando los precios suben. Es por esto que invertir en bienes raíces en una economía inflacionaria es mucho más beneficioso de lo que puede parecer. Se trata de una decisión que implica menos riesgos que apostar a un negocio o acciones por lo cual es muy recomendable adquirir propiedades tanto en blanco o en verde durante estos períodos. La vivienda va a ser siempre una necesidad básica, mientras que otros productos o servicios son prescindibles en épocas de dificultad económica.

Además, con el aumento de precios, al poco tiempo de adquirir una propiedad se puede vender por un valor mayor.

Si se compra una casa o departamento para arrendar, lo que se cobra mes a mes aumentará en relación al índice de precios. Como se dijo antes, este ajuste se puede estipular en el contrato. Esto es muy importante si se trata de un acuerdo de más de un año como en el caso del arriendo de una oficina, por ejemplo.

Además, si se pide un crédito o si se saca una hipoteca, el pago al banco se mantendrá, mientras que lo que se gane no fluctuará.

En una economía inflacionaria también es importante ir por lo seguro, por lo cual es recomendable invertir en propiedades nuevas y de preferencia departamentos o edificios. Las edificaciones antiguas pueden ser muy hermosas pero el costo de reparación puede salir muy caro y además aumenta al pasar los meses.

Además, averigua qué sectores no se verán afectados por la situación económica. El cierre de negocios y servicios puede determinar lo que puedas hacer con esa propiedad más adelante.

Al fin y al cabo, lo importante es que tomes en cuenta todas las variables ya mencionadas y tu situación actual y evalúes si comprar un departamento o una casa es lo que más te conviene en este momento.

Una época para ser cuidadoso

Aunque la inflación puede tener consecuencias negativas en la economía doméstica de arrendatarios y propietarios, es importante destacar que se trata de un momento clave para invertir en propiedades.

Si se tiene el capital suficiente, adquirir un departamento o edificio nuevo puede ser la movida más beneficiosa de la vida de una persona, ya sea para comprar y luego vender o para cobrar arriendo.